Editado y traducido por Gasaraki

Patrocinado por: $  Pedro E Lopez Martinez $




_______________________________________________________

Capítulo 824 – Caza

Una silueta estaba montando una ola azul en el aire, llevaba una túnica de dragón. Se pararon sobre el Mar del Este con aspecto indiferente. Las olas bajo sus pies se movían con el viento. 

 

Había varias personas a su alrededor, todas vestidas con túnicas de dragón pero de diferentes colores. Parecían dignos y majestuosos a su manera, su Qi era grandioso como el de los héroes.

 

Sorprendentemente, aparte del rey dragón púrpura-dorado, había otros dos reyes dragón, incluido Qing Mu. Entre esos tres reyes dragones, Qing Mu tenía el estado más bajo. Los otros eran los cultivadores  Zun Dragón y el gobernante del principal palacio central del dragón. Ese palacio fue encontrado en el medio de los otros cuatro, el  Gobernante Dragón.

 

El Gobernante Dragón había oído que alguien había obtenido uno de los tesoros del emperador de jade y estaba extremadamente interesado. En un nivel tan alto, soñó con convertirse en un verdadero emperador. Esperaba que algún día gobernaría el continente y se convertiría en uno de los emperadores del continente. Entonces la región de Gan Yu sería solo un pequeño territorio en sus ojos. Los tesoros del emperador de jade inevitablemente contenían Qi imperial que le sería útil. 

 

A pesar de que era el Gobernante Dragón, admiraba al emperador. A los ojos de los emperadores reales, todos los demás eran insignificantes.

 

Por supuesto, en aquel entonces, el emperador demoníaco era una excepción, tenía el poder de aplastar al emperador de jade y aterrorizar a todos los demás en el Continente de las Nueve Nubes.

 

“Qing Mu, ¿ya has dejado a los cultivadores de los cuatro palacios de dragones?” Preguntó El Gobernante Dragón mientras miraba a Qing Mu. Él se inclinó ligeramente y respondió respetuosamente: “Gobernante Dragón, ya se han ido y están buscando a Lin Feng. Lo capturarán vivo.”

 

“Está bien.” Dijo el Gobernante Dragón mientras asentía, y luego agregó: “Recuerda, nadie puede saber sobre el tesoro, todos los que saben deben mantener la boca cerrada.” Y ustedes no pueden perseguirlo a él mismo, de lo contrario, surgirá la sospecha-“

 

“Entendemos.” Dijo Qing Mu y los demás. Debían permanecer calmados y distantes en este momento crucial. Tenían que guardar silencio sobre el secreto de Lin Feng. Los tesoros del emperador tenían que ser adquiridos por el Palacio del Dragón del Mar del Este. No podían permitir que los otros grupos influyentes conocieran el tesoro. Otros, una gran guerra comenzaría. Capturar a Lin Feng sería aún más difícil si otras personas lo supieran. 

 

Fue por esto que la gente del Palacio del Dragón del Mar del Este estaba siendo precavida y discreta.

 

No estaban demasiado preocupados, habían enviado a los cuatro generales del dragón que eran los segundos cultivadores más fuertes en la región, justo después de los reyes dragón. Además, también habían llevado a las cuatro bestias de los reyes dragones. Eran cultivadores que habían llegado a la cima del reino Xuan Qi y poseían increíbles bestias de nivel Tian con ellos. Lin Feng nunca podría escapar de ellos.

 

    …………

 

 

Lin Feng no se mostraba porque sabía que la gente del Palacio del Dragón del Mar del Este estaba en todas partes del imperio y lo estaban buscando. No había volado en el cielo desde que colocó el roc, ahora solo podía confiar en su intención de viento para correr más rápido. No se atrevió a detenerse ni por un segundo. Rodeado por todos estos fuertes cultivadores del Palacio del Dragón del Mar del Este, la situación era muy peligrosa para él.

 

Después de medio día, Lin Feng logró abandonar el Imperio del Mar del Este y llegó a una gran jungla, pero no pudo detenerse a descansar. 

 

“¡Roarrrr!” En el horizonte, rugió una bestia salvaje y se pudo sentir un terrorífico Qi. Lin Feng se sobresaltó y tiró de una cara larga.

 

Lin Feng corrió hacia un denso arbusto y se enterró dentro. Podía sentir que el Qi bestial se acercaba. Sus ojos se oscurecieron y el mundo a su alrededor se volvió gris. 

 

“¡Roaaar!” Los rugidos seguían propagándose a medida que se escuchaban los sonidos crepitantes. Trozos de madera en el suelo se rompieron cerca de los matorrales donde se escondía Lin Feng. Apareció un dragón de inundación que parecía cruel y feroz. Caminaba lentamente y el Qi que exhalaba daba miedo. Un cultivador que llevaba una túnica de dragón cabalgaba sobre el dragón, probablemente pertenecían al Palacio del Dragón del Mar del Este.

 

“¡Mierda, aquí están otra vez!” Maldijo Lin Feng. Esa bestia o incluso el cultivador en su espalda podría ser capaz de sentir su Qi. 

 

Lin Feng podía ver todo en su cabeza y podía ver que el que montaba el dragón de la inundación sostenía una lanza de dragón. Estaban caminando lentamente hacia él. Lin Feng se sentía nervioso, tenía que prepararse para lo peor. 

 

No podía usar el palacio del emperador de jade a menos que estuviera seguro de que podía encarcelar a su oponente y tenía que asegurarse de que no había nadie en el entorno, de lo contrario lo verían y tendría que recurrir a uno de sus métodos más terroríficos y convertirse en un demonio otra vez 

 

“¡Psshhhhhh!” En la distancia, el cultivador fuerte escuchó un sonido y bruscamente se dio la vuelta, saltó del dragón y comenzó a correr a toda velocidad. Sus ropas ondeaban furiosamente en el viento. 

 

La bestia miró los arbustos por un segundo y luego se dio la vuelta y siguió al gran cultivador también. Lin Feng aprovechó la oportunidad para retirarse. El gran cultivador estaba aterrorizado por ese sonido, no parecía preparado.

 

Lin Feng corría a toda velocidad y pronto abandonó la jungla. Llegó por una gran carretera y era un pueblo no muy lejos. Había caballos y un grupo de personas en la carretera que conducía a la ciudad, parecía una ceremonia de boda.

 

“¿Eh?” En ese momento, Lin Feng miró al cielo y vio que un punto negro se acercaba. ¡Era un dragón de inundación con una silueta que llevaba una túnica de dragón otra vez!

 

“¡Incienso!” Lin Feng echó un vistazo a la ceremonia de la boda, saltó hacia adelante y se encendió con el viento. Lanzó un intento de viento que se convirtió en un ala fuerte y afilada. Las personas en la ceremonia de boda estrecharon los ojos debido al viento. El viento se detuvo rápidamente y continuaron caminando. 

 

“Qué viento tan extraño.” Esa gente pensó. No se habían dado cuenta de lo que sucedía ante sus propios ojos. En ese momento, en la silla de manos que llevaba a la novia, apareció otra persona: Lin Feng. 

 

Lin Feng puso su mano sobre la boca de la novia y dijo: “No hagas ningún sonido. Solo me quedaré aquí unos segundos “. 

 

La bella novia asintió y Lin Feng retiró sus manos de su boca.

 

Esa mujer parecía ingeniosa, pura e inocente. A pesar de que era su ceremonia de boda, ella no estaba sonriendo. En realidad era todo lo contrario, tenía lágrimas en los ojos. ¿La estaban obligando a casarse? 

 

La mujer miró a Lin Feng pero no dijo nada. Ella olía realmente bien, lo que hizo que Lin Feng se sintiera cómoda. Fue precisamente cuando olió su perfume, Lin Feng se puso de pie, esperaba que su olor cubriera el suyo y que los enemigos no lo encontrarían.

 

“¡Todos paren!” Gritó alguien afuera. Lin Feng de repente pareció entrar en pánico y dejó de respirar. 

 

La mujer miró a Lin Feng y sus ojos brillaron como si hubiera entendido algo. 

 

El furioso general dragón que estaba afuera miraba la silla de manos y caminaba lentamente hacia ella. Nadie se atrevió a detenerlo cuando sintieron su increíble Qi. 

 

El general  dragón llegó al lado de la silla de manos y abrió las cortinas, miró dentro y vio a una mujer hermosa y delgada con ropa de novia. Ella lo miraba con curiosidad pero un poco nerviosa. 

 

El general dragón apartó su mano de las cortinas y se dio la vuelta. Caminó hacia su dragón de inundación y saltó al cielo otra vez. Luego desapareció en el horizonte. 

 

“Puedes salir” Dijo la mujer después de que el general dragón se fue. Ella estaba sonrojada. Lin Feng salió de la parte trasera de su vestido de novia rojo y se puso de pie. 

 

“Muchas gracias” Dijo Lin Feng con timidez. Normalmente no pondría a alguien en esa situación, pero dadas las circunstancias, no tenía otra opción. Si el general dragón lo encontró, podría haber muerto.

 

Lin Feng comenzó a abandonar la silla de manos, pero la mujer lo agarró del brazo. 

 

“¿Has ofendido a la gente del Palacio del Dragón del Mar del Este, pero aún te atreves a salir …?”

 

Lin Feng la miró y dijo: “¡Los conoces!” 

 

“Por supuesto, ellos gobiernan sobre el Imperio del Mar del Este, todos los adoran en la región,” Dijo la mujer, sonando bastante halagadora pero su tono de voz sonaba extraño.